audare est facere

En busca del tiempo perdido

 
Un poco de inglés
 (especial para mi hermano el Gitano, el número uno)
Un poco de alemán
  Un poco de búlgaro
  Un poco de francés
Un poco de griego
   Un poco de Hebreo
    Un poco de Italiano
     Un poco de japonés
Un poco de latín
       Un poco de rumano
Un poco de ruso

Нхиама нищо похабав от лошото време

Tu ne quaesieris (scire nefas) quem mihi, quem tibi
finem di dederint, Leuconoe, nec Babylonios
temptaris numeros. Vt melius, quidquid erit, pati!
seu pluris hiemes, seu tribuit Iuppiter ultimam,
quae nunc oppositis debilitat pumicibus mare
Tyrrhenum: sapias, uina liques et spatio breui
spem longam reseces. Dum loquimur, fugerit inuida
aetas: carpe diem, quam minimum credula postero.

Que traduzco así а román paladino:
No preguntes (contra la voluntad divina el saberlo), Leucónoe, qué fin
han puesto para mí los dioses, cuál para ti, ni sondees el cálculo babilonio.
¡Cuánto mejor soportar lo que haya de ser, tanto si Júpiter nos ha concedido
muchos inviernos, como si es el último nuestro el que ahora quiebra las olas
del mar Tirreno en azote contra los escollos! Sé sabia, filtra el vino y, breve
como es la vida, corta la esperanza larga. Mientras hablamos, habrá huido
celosa la edad: paladea cada momento, confiada lo menos posible en el
 mañana.

DA CAPO AL FINE